Quienes somos

julia aristeguiHola. Mi nombre es Julia Aristegui y soy tarotista profesional. Me dedico a desvelar el futuro de las personas que sienten interés por ello, aunque el tarot va más allá de eso y tiene mucha más profundidad. Actualmente soy dueña de la pagina Cartomancia24h. Estudie en la universidad de Alicante y vivo en Altea.

Desde siempre me ha llamado la atención todo el mundo del tarot, imagino que por lo curiosa que soy. Empecé a investigar desde muy pequeña y hasta ahora no he parado de investigar. El mundo del tarot es algo increíble.

La verdad es que no sé de donde me viene exactamente esta obsesión por el tarot, porque nadie en mi familia se dedica a esto, pero si que es cierto que desde pequeñita siempre me ha gustado mucho lo desconocido, lo extraño, las otras cosas que están presentes en el mundo y en el universo, pero que no se pueden ver a simple vista. Puede que, en parte, este interés me venga por las películas que veía con mi padre. A él le gustaban mucho el cine de miedo y misterio y puede que debido a eso me entrara el gusanillo de lo extraño.

También es cierto que de pequeña tuve una experiencia extraña que me marcó. Mi hermano mayor murió en un accidente cuando estaba trabajando y, un día, a los dos meses de pasar, yo lo sentí en el salón cuando estaba sentada en el sofá leyendo. Había tenido un problema en el trabajo y escuché una voz que me aconsejaba sobre ello, sentí mucho frío y una pequeña corriente de aire. Nunca estuve segura de que fuera él pero siempre lo creí así, porque la forma de hablar era muy característica de él. Desde entonces también me he interesado más por esta profesión, para la que creo que hay que tener un don y creo que yo lo tengo.

Muchas teorías indican que el tarot se creó o surgió en el antiguo Egipto por un misterioso sacerdocio, aunque existen varias teorías acerca del surgimiento de esta disciplina de la vida. Pero no os voy a aburrir con eso. Simplemente quiero que conozcáis más acerca del mundo del tarot, un mundo que es desconocido para muchas personas y, que por eso mismo, no se alcanza a comprender.